IGLESIA DE LA SAGRADA CRUZ

La iglesia originalmente católica (hoy luterana) fue construida a finales del siglo XV. La iglesia está construida de ladrillo, un material excepcional en la Finlandia medieval. Los materiales más generales eran madera y piedra gris. Además de esta iglesia, en Finlandia sólo hay dos edificios medievales de ladrillo: Castillo de Hämeenlinna y Catedral de Turku. En la Edad Media esta iglesia se convirtió en destino de peregrinación.

Hoy en día la iglesia está conocida por sus pinturas ‘al secco’. Son casi dos cientos. Las pinturas principales datan aproximadamente de los principios del siglo XVI. De los pintores no hay información, pero se tratará de unos finlandeses (posiblemente monjas). Para pintar se usaban colores vegetales como almagre y ocre. En los an͂os 1820, las pinturas de las paredes y de las columnas fueron cubiertas por la cal, pero non aquellas en el techo arqueado. Los colores allí son todavía más claros y casi originales. Las últimas restauraciones fueron realizadas en los años 1930 y 1980. Las pinturas representan a la historia bíblica y a varias leyendas:

  • La Creación del Mundo (en la pared este)

  • El Paraíso (igual)

  • El Nacimiento y la Infancia de Jésus (en la pared sur)

  • Los Acontecimientos de la Semana Santa (en la pared oeste)

  • La Crucifixión y la Ascensión (en la pared norte)

  • El Juicio Final (en la pared este)

  • La Leyenda de la Sagrada Cruz (en la bóveda sobre el corredor central)

En esta iglesia hay muchos objetos de madera. Dos objetos son más viejos que la iglesia misma: el crucifijo-triunfo sobre del altar y la Madonna de Hattula en la parte trasera de la iglesia. Ambos hechos por el maestro de Lieto, el primer escultor finlandés conocido, a principios de los an͂os 1300. También en la parte trasera hay Los portadores de la cruz: un soldado romano, Jesús y Simón de Cirene; y San Jorge que mata el dragón y salva a la hija del rey. La pila bautismal esculpida de madera de pino y esas esculturas son todas de los finales del siglo XV.

En la parte anterior de la iglesia hay dos púlpitos: el púlpito viejo hecho en 1550 (también el púlpito más antiguo del país) y el púlpito más nuevo y más decorativo hecho en los an͂os 1700 con San Cristóbal debajo (además hay su imagen sobre la puerta de la sacristía). Frente al altar hay el sepulcro de un pastor desconocido de esta parroquia, de los an͂os 1600. Las paredes y las columnas están decorados con escudos funerarios de las familias nobles originalmente sepultos debajo del suelo de la iglesia. Sus tumbas ya no existen. El arcón junto a la puerta del pórtico se encontraba en la sacristía. Allí se conservaban los bienes de la parroquia. El altar, el pasamanos de altar y el retablo (“La Última Cena” de Nils Schillmark, una imitación de un fresco de Rafael en el Vaticano) datan todos de los an͂os 1700.

La sacristía es la parte que mejor ha mantenido su aspecto medieval con el suelo de ladrillo y con las ventanas estrechas. En la pared oeste hay el árbol genealógico de Jesús y en el techo la historia de Caín y Abel. A través de la trampa del suelo se puede entrar en la bodega que ya está fuera de uso.